Cuando la música y el jazz no creen en demarcaciones geográficas

Luego de un largo día en busca de experiencias musicales y danzarias cubanas, llegamos al Club de Fumadores del Hotel Meliá Cohíba, en el Vedado habanero donde descubrimos un proyecto único que logró la fusión perfecta entre la cultura Japonesa y Cubana: Kono y Los Chicos de Cuba.

Un japonés radicado en Cuba hace más de tres décadas y que hace alrededor de tres años creó el grupo Kono y Los Chicos de Cuba, un quinteto de jazz que sigue patrones rítmicos no usuales, partiendo de referentes de la percusión cubana, el folklore hispano, africano y el folklore tradicional japonés, para así mostrar un estilo muy contemporáneo.

Y esto lo descubrí ese día en aquel espacio para fumadores y amantes de la buena música, cuando presencié por vez primera al grupo de Haruhiko Kono, percusionista japonés, apasionado por la música en general.

Integrado, además, por cuatro cubanos: Emilio Vega, reconocido productor y pianista; Yuniet Lombida, instrumentista cubano, miembro de la Jazz Band; Roberto Vázquez, bajista; y Roberto Vizcaíno Jr., percusionista igualmente miembro de la Jazz Band, este quinteto de jazz marca la diferencia en cada una de sus presentaciones, pude comprobarlo en las distintas ocasiones en las que seguí al grupo para presenciar de la buena música que hacen.

Si quiere saber cuál es la fórmula de Kono y Los Chicos de Cuba, no se pierdan el video que sigue a continuación.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *